Day 6: 5 años y un me gustas

Sabes, se que puede que esta sea la primera vez que lees uno de mis post en el blog así ponte cómodo y lee junto conmigo la historia de este día. Este es como mi diario, que si bien no lo escribo todos los días, siempre cuento las cosas que son más relevantes o los dramas que suceden en mi vida.

Esta es la historia de cómo conocí a una persona con la que hablé más de 5 años por Instagram, Facebook y YouTube, como veía sus videos y me reía con sus estados en twitter. Es un poco increíble esta historia  pero se que como yo muchos han vivido una situación similar.

Un día comencé a hablar con alguien a quien seguía por YouTube, tiempo después me di cuenta que esta persona también veía mis videos y nos comenzamos a seguir por Twitter e Instagram. Nos hicimos amigos, las historias y los chistes comenzaron a unirnos, sus videos al ser un poco polémicos me generaban un alto nivel de curiosidad y siempre le preguntaba a él por qué los había hecho, y este era el inicio de nuestras conversaciones. 

Con el pasar de los años muchas cosas comenzaron a suceder en mi vida, me encontraba en el camino con personas increíbles que se comenzaron a ganar mi corazón y mis sentimientos, pero al otro lado de la pantalla seguía viendo sus fotos, sus sonrisas y anhelaba en algún momento poder verle y abrazarle con todas las fuerzas del alma. Sin embargo pasaron años y esto no sucedía, por su parte también comenzó a experimentar cambios, comenzó a seguir sus sueños, su camino por salir adelante y al igual que yo tuvo ciertos problemas en su vida familiar, pero seamos sinceros, en la adolescencia es muy normal que la familia se disguste con cada uno de nosotros; ya sea por la carrera que escojas, porque quieres irte de la casa, por tu orientación sexual, por tu nueva novia, etc. Siempre habrán conflictos. 

Lo interesante es que yo aunque sea desde lejos, comencé a observar a un joven con ganas de salir adelante y que a pesar de sus innumerables caídas siempre lograba encontrar la manera de ponerse de pie, y por mi parte mi vida es un poco similar a esta historia que cuento de él. 

Son miles de situaciones que han sucedido a ambos, cada uno en su propio destino, sin embargo nuestros caminos se han comenzado a cruzar y después de 5 años, un mensaje hizo que todo cambiara, que el espacio de la normalidad que estaba viviendo se viera alterado por un segundo y que pareciese como si un sueño se te fuese a cumplir "Cami, mañana viajo a Medellín" fue lo primero que escribió, mi ansiedad no podía ser mayor a la de un drogadicto con síndrome de abstinencia, o a la de una madre que después de mucho ve a su hijo. Le escribí con las manos casi temblando que dónde se hospedaría, que a qué horas llegaba, entre otras cosas normales que uno preguntaría en ese momento. 

Al dia siguiente en medio de mis ocupaciones y mis carreras por entregar una licitación a un cliente que hoy representa una jugada muy importante para mi empresa, decidí parar por un segundo, tomar mi carro e ir donde estaba ¡Dios es que fueron 5 años sin vernos!, esto era un momento casi increíble, cuando llegué al lugar que se hospedaba, allí estaba él con un sweater  color negro y una chaqueta encima color rosa, y con timidez me saludo por la ventana de mi carro "Hola Cami", a decir verdad me estaba muriendo por dentro y esta sensación ya la había sentido en algún momento de mi vida. En una historia que no les escribiré, más les mostraré con una super producción llamada SUNSET. Se montó a mi carro y mi primer reacción fue abrazarlo, abrazarlo fuerte como si lo extrañara desde siempre, abrazarlo con una sensación de alivio, como cuando uno dice "estás aquí y eres real", era un momento indescriptible pero solo lo abracé, nos miramos por un rato y sonreíamos. Pasamos todo el día juntos y aunque solo se quedarán un día en Medellín quería que ese día fuera de los mejores días de su vida, de inmediato fui por mi prima a su casa y juntos fuimos a mi café favorito "Pergamino". la verdad todo esto parecía un sueño, pues la persona con la que entablé luna amistad por internet hoy la tenia a mi lado compartiendo un café, no se imaginan lo emocionante que era esto. 

Lo increíble de toda esta historia es que fueron en total dos días donde nuestras miradas se cruzaron mil veces, donde sonreíamos nerviosos por el momento, y donde estuve a centímetros de poder hacer lo que siempre soñé, darle un beso. Pero como toda historia no es color de rosa y porque los dramas de mi vida siempre tienen algo que gira la historia, nunca nos dimos un beso, y aunque en mi corazón me moría por dárselo por respeto no lo hice, primero porque apenas nos veíamos, segundo porque él tiene novia en su ciudad y porque yo salgo con alguien, pero mi corazón y mi alma se lo querían dar, moría de ganas por hacerlo. 

Cuando lo llevé al terminal, no pude contener las lágrimas y la voz se me quebrantó al despedirme, un abrazo muy fuerte fue lo último que nos dimos y una sonrisa diciendo "Gracias por todo, eres una persona increíble" fue lo último que me dijo en su viaje a Medellín. Es aquí donde uno se pregunta ¿por qué Dios te lleva a vivir estas cosas? ¿a sentirte impotente de no poder hacer algo? ¿por qué nos hizo ver ahora y no en todos estos años? ¿cuáles son los planes De Dios para mi vida y la de él?

Son muchas las incógnitas con las que me quedo, pero debía contarles a ustedes esta historia y en que anhelo el día que pueda volverlo a ver aunque de su corazón solo pueda llegar a tener una amistad. Pero algo si le dije, esta será la amistad más leal e incondicional que jamás haya tenido en su vida.